Saltar al contenido

¿Qué es la memoria? Definiciones, Fases y Perspectivas

La palabra memoria es una polisemia, es decir, una palabra que significa muchas cosas. Existen, por ejemplo, la memoria computacional, la tecnológica, la emocional, la histórica, la cultural, la colectiva, la individual, la institucional, etc. A pesar de todas las posibles memorias de las que podemos hablar, a nosotros nos interesa hablar de la memoria como un proceso cognitivo, como una función del cerebro.

Para la psicología la memoria es un proceso cognitivo básico que se relaciona de manera directa con otros procesos cognitivos tales como la atención, la sensopercepción, la motivación, la emoción, etc. Cuando estos procesos cognitivos básicos se combinan entre sí conforman los procesos cognitivos superiores, entre los que se encuentran por ejemplo, el lenguaje, el aprendizaje o el pensamiento.

La memoria funciona como una gran biblioteca donde es importante tener en cuenta de que manera y cómo se guardan los contenidos. Si esto se da de manera correcta entonces podremos encontrarlos fácilmente para posteriormente evocarlos cuando los necesitemos.

¿Qué quieres saber sobre la memoria?

Índice

    ¿Qué es la memoria?

    La memoria es un proceso cognitivo que nos permite codificar, almacenar y recuperar la información. Existen diversas teorías que giran en torno a la memoria, y cada una propone diferentes enfoques para comprenderla. Por ejemplo, para la perspectiva biológica la memoria es la capacidad que poseemos de adquirir, retener y utilizar la información. Pero existen otras teorías que sostienen posturas diferentes a está.

    Memoria

    Podemos entender a la memoria como un almacenamiento de información, y como la capacidad para evocar esa información nuevamente cuando sea necesario. Pero si vamos más allá, ingresando en el terreno de la psicología, la memoria es considerada como un proceso cognitivo básico. La definición de memoria en psicología no está unificada. Posee distintas definiciones, pero la más certera me parece la siguiente:

    La memoria es el almacén de la mente, la reserva del saber acumulado

    Myers, 2006

    La memoria es la posibilidad de tomar conciencia de nosotros mismos, de nuestra historia y de los sucesos que se han producido no sólo en nuestra vida, sino también en la antigüedad. En la memoria también encontraremos las antiguas vivencias que permitieron al ser humano primitivo sobrevivir y estar aquí. La memoria nos ayuda a preservar a la especie.

    En la memoria se almacenan muchos tipos de recuerdos, algunos felices y otros traumáticos, pero ambos dejan huellas y se asocian con emociones. Junto con los recuerdos que vienen de la memoria, también vienen las emociones. Esto lo podemos comprobar cuando encontramos una foto olvidada en un cajón o cuando nos cruzamos con un viejo compañero de la secundaria que nos caía bien en la calle, la emoción de nostalgia y felicidad reaparece junto con el recuerdo.

    No solo los recuerdos personales tienen una fuerte influencia emocional, también los tienen los acontecimientos que suceden en el mundo, los de orden político, social o económico, que quedan en la memoria colectiva de las personas. Por ejemplo, la pandemia del COVID-19 que dejó una huella cargada de emociones en la memoria colectiva de muchas personas.

    Gracias a la memoria, junto con otros procesos cognitivos básicos como la atención, se produce el aprendizaje. Cuando hablamos de aprendizaje nos referimos tanto al aprendizaje escolar como al aprendizaje que adquirimos en la vida.

    Las situaciones cotidianas en la educación académica o escolar nos brindan la posibilidad de ejercitar la memoria, el contexto nos permite aprender nueva información para posteriormente evocarla cuando sea necesario. Un claro ejemplo son las matemáticas o la lectura, creo que si estas leyendo esto es porque aun no te has olvidado de como leer, a pesar de que lo hayas aprendido hace más de 10 años. Además la memoria nos sirve, por ejemplo, para rendir un examen sin muchas dificultades, en el caso de que hayas estudiado correctamente.

    Que es la memoria

    Fuera del ámbito académico, en la vida misma, también ejercitamos constantemente nuestra memoria, y también codificamos y creamos recuerdos que no olvidaremos sin importar la cantidad de tiempo que transcurra. Un ejemplo es el de andar en bicicleta, sin importar cuanto tiempo pase, es prácticamente imposible que olvides como hacerlo, a menos que sufras algún tipo de lesión o patología. Esa información quedará almacenada en una de nuestras memorias, hasta el día que necesitemos utilizarla.

    En muchos casos no somos conscientes del sin fin de actividades diarias en las que la memoria interviene, por ejemplo, en el modo de agarrar un tenedor o una cuchara para comer, ¿te habías puesto a pensar que sucedería si el día de mañana no recuerdas como hacerlo?. Posiblemente no.

    Por todo lo dicho hasta ahora es que la psicología intenta comprender a diario los secretos que la memoria aún esconde. Busca soluciones a problemas como el alzheimer o la demencia, y podemos afirmar que, gracias al enorme avance que hemos logrado en esta última década, posiblemente esas soluciones no tarden mucho tiempo en descubrirse.

    ¿Qué es la memoria según diferentes perspectivas?

    El estudio e investigación de la memoria siempre fue un tema que ha interesado a la psicología, incluso desde los tiempos de Wundt, cuando creó el primer laboratorio de psicología experimental. El objetivo central de la investigación se sostiene sobre dos preguntas principales:

    1. ¿Qué es?
    2. ¿Cómo se puede medir y cuantificar a través de la experimentación?

    Con el fin de dar una respuesta a estas dos incógnitas diversos investigadores han planteado sus hipótesis, definiciones y conceptos. Las perspectivas más relevantes son:

    1. Perspectiva biológica

    La perspectiva biológica destaca porque en su definición incluye a todos los organismos y no solo a los seres humanos. Define a la memoria como la capacidad que poseen todos los organismos de adquirir, retener y utilizar la información o el conocimiento. A su vez, considera que es una capacidad que ocurre tanto de manera voluntaria como involuntaria.

    2. Perspectiva histórico-cultural

    Perspectiva histórico-cultural de la memoria

    Desde esta perspectiva la memoria individual es considerada como una memoria social y como un factor importante en la constitución de la identidad de las personas.

    Afirma que la memoria se conforma a partir de las relaciones sociales, y que el lenguaje y la comunicación tienen una gran influencia en su constitución.

    Además a la memoria se la considera como un proceso y un producto de significados compartidos, que se va construyendo a través de la acción conjunta con otros seres humanos en un contexto socio-histórico.

    3. Perspectiva conductista

    Para el conductismo la memoria es una conducta. Afirman que en ella se produce la asociación entre un estímulo y una respuesta. Hace énfasis en la experiencia sensorial, en los sentidos, porque consideran que la asociación entre estímulo y respuesta se lleva a cabo por medio de las sensaciones.

    Para esta perspectiva el proceso de la memoria está constituido por 5 etapas: 1) el ingreso de la información, 2) la codificación, 3) la conservación, 4) el mantenimiento y, 5) la recuperación de la información.

    En resumidas cuentas esta perspectiva considera que la memoria es una conducta que se produce gracias a un estímulo y una respuesta. El estímulo son las sensaciones y la respuesta está constituida por las 5 etapas del proceso que nombre anteriormente.

    4. Perspectiva cognoscitiva

    Referentes del constructivismo como Piaget describen la memoria desde una postura cognoscitiva, en la cual, la memoria se define como:

    La conservación de todo lo adquirido en el pasado mediante el aprendizaje y la percepción convertido en esquema.

    Piaget s/f, en op. cit., 2007

    Para Piaget, los esquemas se forman con los hábitos y las operaciones superiores.

    Jean Piaget
    Jean Piaget

    5. Perspectiva Cognitiva

    La perspectiva cognitiva, al igual que la conductista, considera a la memoria como un proceso comprendido por: el ingreso, la codificación, el almacenamiento y la recuperación de la información. La diferencia que tiene con el conductismo es que no relaciona este proceso con las sensaciones, sino que lo hacen con funciones como la percepción, el lenguaje, el aprendizaje, el pensamiento, etc.

    El individuo es considerado un procesador activo, que no recibe pasivamente la información de su entorno, sino que la elabora en función de los contenidos que ya posee. Sostiene que cuando un sujeto aprende algo nuevo, lo va a significar en función de sus conocimientos, historia personal y con sus experiencias previas.

    El énfasis está puesto en los procesos internos, en conocer qué es lo que le ocurre a la persona, cuando adquiere nuevos conocimientos y de este modo, las asociaciones que realice son “de contenido», superando la relación estímulo-respuesta, que se manifestaba para los conductistas como una correspondencia vacía.

    Referencias

    Bristrisky, D. (2020). Estudio del estrés y la memoria. Clase del 12/6/20 del Curso de Medicina del Estrés y Psicoinmunoendocrinología de la Asociación Médica Argentina.

    Díaz, J. L. (2009). Persona, mente y memoria. Salud mental, 32(6), 513-526. Recuperado en 18 de enero de 2021, de http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0185-33252009000600009. Recuperado el 20.1.22.

    González, R., Mendoza, H., Arzate, R., Cabrera, N.. (2007) Memoria. México, Ed. Universidad Nacional Autónoma de México, Facultad de Estudios Superiores Iztacala.

    Jáuregui, M y Razumiejczyk, E. (2011). Memoria y aprendizaje: una revisión de los aportes cognitivos. Revista Virtual de la Facultad de Psicología y Psicopedagogía de la Universidad del Salvador. En: https://racimo.usal.edu.ar/4501/1/174-712-1-PB.pdf. Recuperado el 20.1.22.

    Myers, D. (2006). Psicología. 7ª. Edición. México. Editorial Médica Panamericana

    Configurar Cookies