Saltar al contenido

¿Cuál es el verdadero origen de la psicología?

En Internet encontrarás distintos artículos que hablan sobre como la psicología tiene sus orígenes en la filosofía, pero la verdad es que existen investigaciones que remontan su origen mucho más atrás. Hay científicos e investigaciones que demuestran que el verdadero origen de la psicología lo podemos encontrar al analizar los mitos antiguos.

Estas investigaciones afirman que en el mito encontramos representados los fenómenos más antiguos de la psique humana. Si te gustaría saber porque es que el origen de la psicología se remonta tan atrás en el tiempo, incluso a las épocas de los hombres en las cavernas, continua leyendo que lo descubrirás.

El origen de la psicología
Índice

    ¿Qué es el mito?

    Antes de poder explicarte el porque, debo explicarte que es el mito. Y si, existen muchas definiciones. Pero para esta explicación voy a usar la definición de C.G. Jung quien lo define así:

    El mito son las creencias de los perdedores y la religión de los ganadores entre los encuentros culturales

    C.G. Jung (citado por Román, 2003)

    Probablemente no entendiste nada, tranquilo, pues yo tampoco lo hice a la primera así que deja que te de un ejemplo usando a los españoles y los aborígenes.

    Cuando los españoles llegaron a América impusieron su supremacía sobre las tribus aborígenes de América, gracias a esa victoria podemos decir que ellos tenían religión, mientras que los aborígenes solo tenían mito.

    Y no me dejarás mentir… en la escuela cuando nos enseñaban sobre las religiones antiguas nos decían que nos estaban enseñando los mitos antiguos. O algunas vez te enseñaron «la religión griega»?. No, en cambio nos enseñaban «la mitología griega».

    Bueno, justamente esa era la definición de mito para Jung y es la que voy a tener en cuenta para explicarte porque es el verdadero origen de la psicología.

    La psicología y el mito

    Como las mitologías son las religiones antiguas, es importante que entendamos que estas no nacían de los instintos naturales del hombre sino que lo hacían de sus símbolos, como sucede con las religiones actuales.

    Estos símbolos estaban cargados de experiencias emocionales, algunas terroríficas, producto del miedo, y otras con buenas sensaciones como la alegría y felicidad.

    Por ejemplo, el castigo divino se lo puede considerar un mito que producía miedo para generar ciertas conductas en las personas de una religión, mientras que los mitos que explicaban, por ejemplo, el porque nos enamoramos producían felicidad.

    El mito como origen de la psicología

    Pero recordemos que la psicología es la ciencia que estudia las conductas, las vivencias y los procesos mentales, y si lees con detenimiento lo que te acabo de explicar en el párrafo anterior, verás que los mitos intentaban explicar exactamente lo mismo.

    Es que sin borrar las aportaciones posteriores de la filosofía de Descartes y de Hume podemos afirmar que en el mito encontrarás el verdadero origen de la psicología, en ellos verás miedos, cansancio, felicidad, alegría, agonía ante la muerte, desolación, tristeza, las percepciones ante distintos actos como la deshonra, el pecado, el incesto o el egoísmo de los hombres, todos estos producto de las conductas y vivencias de los hombres de antaño.

    La única diferencia es que los hombres que vivan en esas épocas no tenían las capacidades o el conocimientos que hemos adquirido posteriormente con la filosofía, es que debo admitir que esta nos ha dado un mejor entendimiento de las facultades humanas.

    Pero sin necesidad de recurrir a la filosofía, podemos observar como los hombres, desde la antigüedad, creaban explicaciones para poder explicar las distintas facultades humanas.

    Conclusiones

    Si bien es importante comprender que la filosofía nos ayudo a comprender la conducta y la psique de una manera diferente a lo que estábamos acostumbrados en la antigüedad. Los seres humanos han intentado responder a las mismas incógnitas con las limitadas herramientas de su época.

    Ahora sabemos que el enojo es una emoción y como tal. expresarla no tiene nada de malo, pero a esta conclusión llegamos después de muchos años de avance psicológicos.

    No es sorpresa que antes para explicar el enojo se hayan recurrido a historias de un Dios que lanzo una condena sobre los humanos, y no esta mal que así haya sido, ellos no tenían las mismas herramientas de las que disponemos ahora.

    Todo lo que sabemos actualmente sobre nuestra psique y nuestras conductas son el resultado de la búsqueda de la verdad de los humanos de antaño, de no ser por ellos, no hubiésemos avanzado hasta donde nos encontramos actualmente.

    Configurar Cookies